Newsletter
 
 
 
 

Hilos tensores

Es una solución no quirúrgica para los problemas faciales que antes sólo podían resolverse con cirugía.

 

Durante mucho tiempo, la medicina estética buscó soluciones para evitar las cirugías. En este camino hacia opciones alternativas, se desarrolló este método que consiste en la colocación interna de hilos tensores que ayudan a reposicionar los tejidos y devuelven la firmeza a la piel. Estos hilos se utilizan a nivel del tejido subcutáneo, es decir, debajo de la piel, y tienen como misión el tensarla nuevamente y colocarla en posiciones más elevadas. Se consigue, de esta manera, un aspecto más fresco y juvenil en el rostro.

 

Los candidatos ideales
No todas las personas pueden aplicarse hilos tensores. Éstos están diseñados para indicaciones puntuales: especialmente aquellos casos donde los pacientes comienzan a experimentar los primeros signos del paso del tiempo, se hace más notorio el surco nasogeniano, se pierde volumen en los pómulos, se altera la estética del reborde mandibular o se cae la cola de las cejas. Es muy útil para personas reacias a la cirugía ya que es una opción intermedia de gran utilidad, que ofrece un mejoramiento general y notorio. Sin embargo, no están indicados en aquellos hombres y mujeres con marcados signos de envejecimiento (muchas arrugas o excesiva flacidez), pues en estos casos lo ideal es un lifting facial.

 

El procedimiento
Los hilos tensores se colocan de un modo ambulatorio, es decir, el paciente se realiza el procedimiento e inmediatamente puede retirarse a su domicilio. Se colocan con anestesia local, en un tiempo de 40 minutos a 1 hora.
Están fabricados con polipropileno o poliamidas, el mismo material utilizado en cirugías estéticas y su colocación se basa siguiendo las líneas de contorno previamente designadas, lo que mejora la precisión. Esto significa que, antes de la colocación de hilos tensores, se deben analizar con mucho cuidado los signos de envejecimiento a fin de corregirlos. La característica principal de estos hilos es que están provistos de pequeñas espículas que le permiten anclarse en el tejido celular subcutáneo y permiten su tracción y reposicionamiento natural.

 

La recuperación y los resultados
La reinserción a las actividades habituales es rápida (24 o 48 horas de acuerdo al paciente). Lo importantes es descansar luego de realizado el procedimiento. Los resultados son inmediatos: se puede ver un efecto lifting apenas terminada la práctica pero, para observar los resultados definitivos, se deben esperar dos o tres semanas. Algunas de las ventajas de estos hilos es que no son suturas quirúrgicas, no dejan cicatrices, la reinserción laboral es rápida, se colocan con anestesia local, es un procedimiento ambulatorio que se puede aplicar tanto a hombres como a mujeres y, aunque duran unos tres años, cuando se pierde parte del efecto se pueden volver a utilizar sin ningún problema.

 

Dr. Fernando Felice
Director Médico del Centro de Estética Vesalio
Especialista Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva
Especialista en Flebología y Linfología
Staff Médico,  División Cirugía Plástica - Hospital de Clínicas-U.B.A.
Doc. Ad. Universidad de Buenos Aires (U.B.A.)
Jefe TP Anatomía Humana-Facultad de Medicina-U.B.A.
Coordinador del Diplomado en Medicina Estética C.A.C.E. (A.M.A.)

 

  Terminos y condiciones   Copyright © - Guia Estetica® - 2006   Diseño: KP Design  
Guia Estetica Argentina - Guia Estetica España - Guia Estetica Peru